La inversión pasiva, ¿una cuestión de rendimiento?

Inicio / Inversión y mercados / La inversión pasiva, ¿una cuestión de rendimiento?

Estos últimos años se está poniendo de moda la gestión pasiva. Básicamente, consiste en comprar un fondo que sigue a un índice (o que lo hace aplicando transformaciones relativamente sencillas al mismo, como asignar el mismo peso a todas las empresas, en lugar de seguir la asignación por capitalización que hace el índice) en lugar de uno en el que un gestor toma decisiones sobre qué acciones concretas comprar y vender.  No es de extrañar que esto se así, ya que la mayoría de gestores, a medio y largo plazo, quedan bastante por detrás de sus índices de referencia, sobre todo tras comisiones. ¿Por qué ocurre esto?

El retorno medio de la unidad monetaria invertida

La teoría detrás de la inversión pasiva es tremendamente sólida y fácil de entender, y Ken French la explicaba, hace poco más de un mes en Money Tree de una forma magnífica: Imaginemos que conocemos la suma de cómo está invertido todo el dinero del mundo, en acciones, bonos, vivienda, metales preciosos, private equity y cualquier otra opción, excluyendo derivados. La exclusión de derivados que hace French, a todo esto, viene porque en general son juegos de suma 0, con lo que, globalmente, no hay rendimiento. Pues bien, si invertimos cada uno de los euros que destinemos a ello de esta forma, nos garantizamos el retorno medio que obtiene el capital a nivel global.

Y ojo, que esto no es baladí. La inversión pasiva lo que pretende es dar al inversor una alternativa relativamente segura de obtener siempre un buen rendimiento, o al menos un rendimiento aceptable, sin romperse la cabeza mucho y sin riesgo de graves equivocaciones. ¿Por qué sin riesgo? Porque a nivel global, el capital siempre obtiene retornos positivos a medio y largo plazo, aunque no sea lo mismo que comprar Apple hace 10 años. Al ofrecer la posibilidad de estar en todas partes al mismo tiempo, básicamente se elimina tanto el riesgo de equivocación como el potencial para un gran rendimiento. Y eso, para la inmensa mayoría de inversores, es muy probable que sea no sólo adecuado y suficiente, sino mejor que los planes que ya tienen.

La aproximación de French parar la construcción de un portfolio perfecto, en ese sentido, es empezar por este “dólar global”, y después ir modificando la composición según las características de la persona para la que sea esta cartera (edad, ingresos, tolerancia a la volatilidad, etc). Esto, por cierto, no niega que los mercados sean ineficientes. La propia investigación de French, junto a Fama, es la que sacó a la luz, de forma cuantificada, los conocidos factores, en los que se basan los productos de smart beta. Es decir, hay ineficiencias en el mercado, y pueden ser aprovechadas. La base para la inversión pasiva no es considerar a los mercados, especialmente a los bursátiles, eficientes. Es, simplemente, la teoría de juegos. Al invertir de forma pasiva, eliminamos la parte de la inversión que consiste en un juego de suma 0 (compra-venta a distintas valoraciones) y nos quedamos sólo con el retorno sobre la inversión y el crecimiento de la economía.

Ahora bien, muchos pensaréis… ¿y esto qué tiene que ver con los índices bursátiles?

Indexarse al S&P500 y la inversión pasiva

El espectacular rendimiento del S&P500 en los últimos años (extraído de Google Finance).

Muy probablemente los productos de inversión pasiva más populares son aquellos estructurados en torno al S&P500, que reune a las 500 compañías más grandes de Estados Unidos, y aproximadamente cubre el 80% del mercado bursátil estadounidense. Esta popularidad coincide con una época en la que el S&P500 ha tenido unos rendimientos magníficos (más de un 13% anualizado en los últimos 5 años, y eso sin dividendos), lo cual puede llevar a pensar que no es el momento ideal para ponerse a seguir el S&P500.

Sin embargo, no hay que ir tan rápido. No hay que olvidar que estamos ante las 500 compañías más grandes registradas en Estados Unidos, y eso implica que su peso en la economía global, y su relación con la misma, es tremendo. ¿Acaso Google, Pfizer, Coca-cola o Intel no están expuestos a Europa y al resto del mundo? Por supuesto que sí. Muy probablemente, el S&P500 sea el índice más global, con el permiso de los índices compuestos, como el MSCI World. Y, sin embargo, eso no hace que sea una buena idea para seguir la inversión pasiva, aunque pueda ser una buena idea de inversión. Personalmente, no soy de los que ven una burbuja en Estados Unidos, y el S&P500 o el Nasdaq creo que pueden ser aún grandes ideas de inversión, diga lo que diga el CAPE o el PER. Y, sin embargo, esto no sigue para nada los principios de la gestión pasiva.

Recordemos que la idea de la inversión pasiva es eliminar el riesgo de equivocación gracias a la generalización total. Eso hace que indexarse al S&P500, aunque pueda ser más aproximado que coger un fondo activo dedicado al S&P500 a la idea de la gestión pasiva, esté aún muy alejado del portfolio perfecto de French. Y el caso es que una recesión en USA (que no tiene por qué ser global, la UE tiene un PIB ligeramente inferior pero comparable, y su crisis no ha sido tal en USA) nos afectará más que al dolar medio del que hablábamos antes. Lo mismo ocurre, aunque en otra escala, con el MSCI World. ¿Estamos bien diversificados en cuanto a acciones? Sin duda. ¿Y el resto de activos, financieros y no financieros?

En resumen, la indexación es una alternativa interesante y muy lógica, e incluso en España, que está llegando tarde a esto, como a todo, tenemos alternativas de este tipo, como Indexa Capital. Pero ojo, la indexación por sí misma a un índice de acciones no es gestión pasiva, sino una apuesta activa por la economía de un determinado país, o una serie de sectores, o de empresas. Y con eso no se consigue reducir la posibilidad de error: para eso es necesario un portfolio realmente global y que pase por todas las clases de activos.

Eso sí, personalmente, no conozco ningún producto que se base en estos principios, ¿conocéis alguno vosotros?

4 comentarios

  • Mª Sola

    No lo conozco, pero casi, si te enganchas al MSCI y a otro fondo/etf de renta fija global.
    Rebalanceas de acuerdo a un excel adhoc a tu edad y sanse(acabó).

    • Trampas al Póker

      Eso sí, claro… pero ¿y el inmobiliario, las materias primas, el capital riesgo y demás….? French lo considera parte del universo invertible, si entendí bien, y la verdad es que no veo razones para no considerarlo así. Hay fondos de activos de ese tipo (Blackrock o Brookfield, o Alantra, a nivel nacional, ofrecen cosas de ese estilo) pero no he visto aproximaciones pasivas que lo incluyan, la verdad.

      Un saludo

  • Buenas!

    Me quedo con una frase:

    “La indexación por sí misma a un índice de acciones no es gestión pasiva”.

    Esto nos lo deberíamos grabar todos a fuego. Ser inversor pasivo no es lo mismo que comprar productos pasivos. Un inversor pasivo debe hacer mucho más que eso. Diversificación de la cartera, ajuste del riesgo, disciplina para ceñirse al plan de inversión…son algunos de los requisitos para ser realmente un inversor pasivo. En mi último artículo publicado hace una semana hablo precisamente de los 7 grandes “pecados” del inversor pasivo.

    https://www.quenoteloinviertan.com/pecados-capitales-inversion-pasiva/

    Un saludo!

  • Interesante post. Quisiera añadir unas ideas al hilo de los comentarios anteriores.

    En temas de inversiones he acabado en la inversión pasiva. En su momento tuve que elegir cómo llevarla a cabo, y la siguiente página web me resultó muy interesante para elegir la cartera (en inglés).
    https://portfoliocharts.com/portfolio/

    Allí el autor recopila información sobre varias carteras, como su composición y rendimientos. Es un buen comienzo. La de “7twelve” y la “Ivy” incluyen componentes inmobiliarias y de materias primas. En mi caso prefiero ir a lo simple y quedarme con una “Three Funds”, muy del gusto de Rick Ferri y Bogleheads. El autor también se refiere a una cartera “Total Stock Market”, como se comenta en este post, aunque es más por comparar que como recomendación.

    En mi caso particular, cuando supe lo que quería, busqué los fondos (en mi caso los ETFs) que necesitaba para cada componente de la cartera aquí (también en inglés):
    https://www.justetf.com/en/

    Así que no se de un producto en particular que proporcione el servicio completo, pero manejar elementos sencillos para construir la cartera no es más difícil que construir un mueble de IKEA.

Deja un comentario