Errores de inversión

Home / Cartera y operaciones / Errores de inversión

Aunque este blog tiene poco historial, yo llevo algo más (no mucho) como inversor, y creo que ya toca hacer un pequeño repaso a los errores que he ido cometiendo en este tiempo. Para el tiempo que llevo, la verdad es que ya son unos cuantos, y además bastante típicos. Seguro que os reconoceréis en unos cuantos.

 

Mira bien donde pisas… 

El primero error de mi lista me ha hecho ganar algo de dinero, así que catalogarlo como error puede parecer un poco extraño. Y, sin embargo, sigo pensando que fue un error importante. DIA fue mi primera inversión en bolsa después de haberme propuesto tomarme esto algo más en serio.

Mi proceso de decisión consistió, más o menos, en mirar qué empresas aparecían como más baratas por PER en las webs de información económica (creo recordar que lo miré en Expansión), después mirarme por encima las cuentas y mirar que tenía un dividendo creciente. Y compré. Y he tenido una suerte tremenda. Compré el 6 de diciembre a 4,25 € (muy cerca del suelo de cotiazión), y después empezó a subir, y yo empecé a leer más sobre la empresa. Resulta que nos encontramos con una empresa cuya deuda financiera neta ronda los 1300 M € (sí, ya sé que no es eso lo que dice la presentación, que dice 1000, pero es lo que me sale sumando las partidas del informe de la CNMV, ya que ellos no cuentan la partida de otros pasivos corrientes y yo sí, porque no es exactamente deuda pero saldrá de la caja), con una diferencia tremenda entre la cuenta de clientes por pagar y eso sin contar el saldo de -1400 M € entre las cuentas pendientes de abono por clientes y las pendientes de pago a proveedores (aunque es cierto que se mantienen 600 M € de existencias). Esto es, estamos hablando de una empresa que tiene un apalancamiento de 12 veces, con deuda neta ligeramente por encima de las 2 veces EBITDA y necesidades relevantes de CAPEX que se comen la mayoría de ese EBITDA. En resumen, una empresa que, si consiguiera reducir CAPEX, como llevan diciendo un par de años que van a hacer, podría ser un caramelito, pero de momento tiene un peligro tremendo a mi modo de ver (hay un montón de cosas que les pueden afectar, desde una subida de tipos de interés, a que no puedan dar salida al inventario en alguno de sus mercados temporalmente).

Y para empeorarlo, resulta que no lo pagué en torno a PER 10 como yo creía (para fiarse de la información de los diarios económicos, que en el caso de DIA están publicando los datos ajustados proporcionados por la directiva y no los reportados), sino en torno a 15 veces. En resumen, vendí el 1 de marzo a 5,3, y la verdad es que me quedé bastante aliviado. Después ha venido el pico este en el que se ha ido a 6,40 y después ha vuelto atrás… pero vamos, contando la cotización actual y el dividendo, se supone que he perdido bastante. No me importa, es una empresa en la que no quiero estar.

Como veis, aquí mi error fue no estudiar la empresa en condiciones, y fiarme, sin contrastar, de la información encontrada en medios de comunicación y herramientas varias. Y ojo, que estos números, por norma general, son muy útiles para hacernos una primera idea de la empresa., pero no pueden ser el último paso de una investigación. Creo que ayudó a que me comportara así el hecho de que DIA sea una empresa que me resultaba conocida, y por eso insistía hace poco en la falsa sensación de seguridad de invertir en los negocios simples y conocidos.

Hay que controlar las emociones

El segundo error de la lista es Ercros (que, además, fue mi segunda inversión… vaya casualidad). En este caso, el análisis fundamental fue correcto. Básicamente, una combinación de circunstancias regulatorias, de demanda y de precio atractivo hacían de Ercros una compra muy atractiva cuando la llevé a cabo, el 29 de diciembre a 1,85 € por acción. Mi valoración situaba su valor justo, en cambio, en algún punto entre los 3 y los 4 € por acción, y además había un catalizador claro: un programa de recompra de acciones por 9 M €, que para una empresa que rondaba los 200 M € de capitalización es una cifra muy significativa.

El problema, en este caso, fue la volatilidad y el no saber llevarla. Al poco de comprar la acción, esta empezó a subir (un 10% en unos días) y después bajó todo lo subido. Y me asusté, claro. A eso se unió que en ese momento el precio de la electricidad estaba subiendo bastante, por un tema estacional y de olas de frío, y eso es algo que tradicionalmente afectaba a Ercros bastante (por supuesto, cuando no había demanda que permitiera trasladar el precio a los clientes, como es el caso ahora). Entre una cosa y otra, en cuanto le volví a ganar un poco vendí (a 2,13, el 30 de enero). 15 días después, Ercros cotizaba a más de 3 € (llegó a alcanzar 3,60 en momentos puntuales) al calor de la demanda provocada por el programa de recompra.

En este caso la lección es clara. Si se ha estudiado una empresa bien, lo mejor es obviar todas las noticias menos las que afecten de forma permanente a los fundamentales y esperar tranquilo. Espero cumplirlo esta vez, pues aproveché la bajada de Ercros a 2,50 para reincorporarme en Junio (hay, además, factores que me hacen valorar la empresa en un poco más a día de hoy, especialmente, de nuevo, la positiva evolución de la demanda) y, de nuevo, estamos viendo una volatilidad tremenda. Espero que no me pase lo mismo.

No hay que dejarse cegar por los consejos ajenos…

…aunque sean de genios. Estas navidades me leí The little book that beats the market, de Joel Greenblatt. Y la verdad es que su aproximación a la inversión me pareció extremádamente lógica y que debía de tener resultados. ¿Sabéis qué empresa cumplía todos los criterios de Greenblat (alto ROE, crecimiento de EPS en los últimos 5 años y bajo PER?) Pues sí, Naturhouse, acción que compré el 19 de Enero a 4,86.

Las cosas como son, sigo pensando que es una empresa estupenda para invertir. No necesita inmovilizado alguno para funcionar y tiene una posición de mercado bastante interesante en los países en los que compite. ¿En contra? Parece que los últimos años le está costando aumentar ventas en todos sus mercados, y en España desde el inicio de la crisis han perdido un volumen de ventas tremendo. Eso es lo que hace que cotice a múltiplos tan bajos.

¿Dónde está el error aquí? En darme prisa en comprarla al ver que cumplía los criterios mencionados, sin analizarla a fondo y sin entender algunos detalles contables de la empresa (especialmente algunos elementos de los flujos de efectivo de 2014 y 2015). Básicamente, en dejarme cegar por parámetros de un manual de instrucciones. Poco después hubiera podido comprarla mucho más barata… si hubiera querido. Porque las cosas como son, siendo una buena inversión, probablemente no era la mejor posible en aquel momento (Corporación Financiera Alba, Prim, Alantra, REE y Enagas eran mis otras opciones en ese momento… todas se han comportado mejor y, lo más importante, posiblemente todas eran mejores inversiones), o  Aunque a día de hoy aún le pierdo algo, creo que es improbable que acabe perdiendo al final, teniendo en cuenta los dividendos. Eso sí, mi tesis inicial (una recuperación relativamente rápida del mercado español de la empresa) parece que no era muy acertada.

¡Cuidado con las revanchas!

Como he dicho Corporación Financiera Alba estaba entre mis candidatas a compra en enero, cuando rondaba los 43 € por acción. Sin embargo, yo la compré el 28 de abril a 48,5. ¿Por qué la compré después de una subida tan relevante? Se mezclan varias cosas. Primero, Alba es una acción muy atractiva. Confluye en ella un descuento bastante importante sobre el NAV y que tienen una cartera de acciones españolas que, por separado, ya me parecen bastante interesantes (estamos hablando de buena parte de la cartera actual de Bestinver, como comenté hace unas semanas). Es verdad que el descuento sobre el NAV suele estar presente en Alba, pero también que las noticias puntuales pueden llevar a cerrar ese descuento (por ejemplo, las comentadas posibilidades de venta de Mecalux y Panasa, o que hagan algo con esos 1000 M € que tienen en caja).

Eso es la parte buena de la compra de Alba. ¿La parte mala? Que la perseguí mientras subía. Me daba rabia que una idea de inversión que había tenido meses atrás fuera tan bien y yo no me estuviera llevando nada, así que me subí al carro, a un precio bastante mayor que el inicial. Además, aunque seguía siendo una buena inversión (y ahí está en mi cartera, lo sigo pensando) no era tan buena. No que las hubiera mucho mejores en ese momento, que yo recuerde, pero quizás no era el momento de invertir (esto fue muy cerca de los máximos del Ibex del año). Pero como vemos, me cuesta saber esperar.

No podemos llevar dinero en los bolsillos…

Como decía la canción de O’Funk’illo, a algunos nos quema el dinero en los bolsillos. Y este es, quizás, el error que más me está costando eliminar de mi operativa: lanzarme a comprar en cuanto tengo algo de liquidez y veo una oportunidad no ya buena, sino medianamente pasable. Me pasó con Técnicas Reunidas (25 de mayo, 36,2), pero los casos de Naturhouse y Corporación Financiera Alba también tienen mucho de esto.

Creo que todos sabéis del desplome que ha tenido desde entonces. La verdad es que pienso que es una buena empresa, y acabara cotizando a mayor precio que el precio al que la compré… pero no era una gran oportunidad, sino simplemente una oportunidad decente, y no había por qué saltar a ella. Ahora, en cambio, presenta una oportunidad mucho mejor y ya tengo esa liquidez invertida. Y es que si se pretende hacer una inversión como la que estoy haciendo yo ahora (un portfolio concentrado en empresas de baja y mediana capitalización) lo mejor es esperar a que te pase una oportunidad muy buena por delante, no se puede tirar a todas las que son simplemente pasables.

Y bueno, estos han sido mis errores en los últimos meses. Como veis, no todos son errores de resultados (y creo que al final la mayoría de los que aún no están cerrados no van a ser inversiones terribles tampoco), pero todos son errores de procedimiento. Creo que con el tiempo me estoy volviendo mejor al controlarme en ese sentido, y mis dos últimas entradas en empresas (Ercros de nuevo y FAES Farma) han sido mucho más meditadas y menos impulsivas, y aún si salieran mal, creo que no los consideraría errores (no se puede predecir todo, y creo que si salen mal será por algo inesperado). Pero aun así, estoy seguro de que me quedan muchos por cometer.

Y vosotros, ¿tenéis errores que compartir?

7 Comments

  • LauAitor

    Buenos días,

    Enhorabuena por el post, si no somos capaces de extraer algo positivo de nuestros errores y aprender mal vamos, y no solo en bolsa sino en todo.

  • Gracias por compartirlo, por desgracia parece que cuando más aprendemos es “a base de palos” jeje. Me siento identificado en algunos casos, especialmente en lo relativo al “control de las emociones”, que por algo dicen que es lo más complicado en la bolsa, sin extenderme mucho lo que he aprendido estos últimos meses:

    – No debemos caer en la sensación de que alguna de las empresas que tienes en el radar “se te escapan”, en mi caso compré Novo Nordisk tras la publicación de resultados del Q1 en pleno subidón del +8% o algo así, días después corrigió toda esa subida y más tarde incluso dio nuevas oportunidades más abajo, de todos modos confío en sus fundamentales y están desarrollando nuevos productos muy prometedores así que fue un “error parcial”.

    – Que no nos queme la liquidez, cuando vengan correcciones importantes en alguna empresa o en el mercado en general nos daremos cabezazos contra la pared jejej.

    – Comprar con el mayor margen de seguridad posible, siempre habrá empresas que nos encanten, pero como suelen decir los grandes inversores, una gran inversión deja de serlo si pagamos demasiado por ella.

    Saludos.

  • Aritz

    Hola pues unos cuantos la verdad. Entre en Banco Sabadell a 2,30 a pesar que me dijeron que no era el momento para bancos. No me deshice de quabit cuando tuve la oportunidad y salí perdiendo. Me deshice de mi cartera hispánica y me meti en usa

  • ralc

    Ese ejercicio introspectivo es de lo mas saludable para ver desde varios prismas la toma de tus decisiones yo tiendo a poner ordenes tipo iceberg trimestrales si se hacen bien y si no a otra cosa de esta forma evitas comprar caro y algunas veces suena la campana.

    • Trampas al Póker

      Hola.

      En principio, mi estrategia es puramente value. Eso no quiere decir que no vaya a haber empresas que acabe teniendo mucho tiempo, ya que hay partes de mi cartera que sí creo que podrían llegar a ser adecuadas para quedarse ahí bastante tiempo (Alantra y FAES principalmente, puede que también CIE).

      Pero en mi caso eso sería una consecuencia (de que las empresas de calidad en mi cartera no alcanzaran valoraciones que me impulsaran a venderlas) y no la intención principal.

      Un saludo

Deja un comentario